Fiscalidad de los Planes de Pensiones

Los planes de pensiones cuentan con grandes ventajas fiscales. La legislación vigente establece lo siguiente:

APORTACIONES

En el momento de acceso a la jubilación, el partícipe podrá seguir realizando aportaciones al plan de pensiones, hasta el momento que inicie el cobro de la prestación. A partir del cobro, las aportaciones sólo se destinarán a fallecimiento y dependencia. Las aportaciones a Planes de Pensiones podrán ser realizadas por el propio Partícipe (planes de pensiones individuales, asociados y de empleo) y/ o por el Promotor del plan (planes de pensiones de empleo), quién podrá realizar contribuciones al plan a favor de sus empleados. El límite máximo para las aportaciones a Planes de Pensiones se establece conjuntamente para las aportaciones del partícipe y las del promotor. Estas aportaciones se podrán reducir directamente de la base imponible del IRPF, y será la menor de las dos cantidades siguientes:

    * El 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos individualmente en el ejercicio.
    * 8.000 euros anuales.

Adicionalmente, los contribuyentes cuyo cónyuge no obtenga rendimientos netos del trabajo ni de actividades económicas, o los obtenga en cuantía inferior a 8.000 euros anuales, podrán reducir en la base imponible las aportaciones realizadas a los sistemas de previsión social de los que sea partícipe su cónyuge, con el límite máximo de 2.500 euros anuales. Estas aportaciones no estarán sujetas al ISYD. Además, las aportaciones realizadas a planes de pensiones a favor de personas con discapacidad con un grado de minusvalía física o sensorial igual o superior al 65%, psíquica superior al 33%, así como de personas que tengan una incapacidad declarada judicialmente con independencia de su grado, podrán ser objeto de reducción en la base imponible con los siguientes límites máximos:

a) Las aportaciones anuales realizadas a planes de pensiones a favor de personas con discapacidad con las que exista relación de parentesco en línea directa o colateral hasta el tercer grado inclusive, así como por el cónyuge o aquellos que le tuviesen a su cargo en régimen de tutela o acogimiento, con el límite de 10.000 euros anuales.

b) Las aportaciones anuales realizadas por las personas con discapacidad partícipes, con el límite de 24.250 euros anuales. El conjunto de las reducciones practicadas por todas las personas que realicen aportaciones a favor de una misma persona con discapacidad, incluidas las de la propia persona con discapacidad, no podrá exceder de 24.250 euros anuales.

Cuando concurran varias aportaciones a favor de la persona con discapacidad, habrán de ser objeto de reducción, en primer lugar, las aportaciones realizadas por la propia persona con discapacidad, y sólo si las mismas no alcanzaran el límite de 24.250 euros, podrán ser objeto de reducción las aportaciones por otras personas a su favor en la base imponible de éstas, de forma proporcional, sin que, en ningún caso, el conjunto de las reducciones practicadas por todas las personas que realizan aportaciones a favor de una misma persona con discapacidad pueda exceder de 24.250 euros. Las aportaciones realizadas a planes de pensiones a favor de personas con discapacidad no están sujetas al Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Las aportaciones (realizadas dentro de los límites establecidos) que no hubieran podido ser objeto de reducción en la base imponible por insuficiencia de la misma podrán reducirse en los 5 ejercicios siguientes.

PRESTACIONES

Los partícipes de planes de pensiones podrán solicitar el rescate de los derechos consolidados cuando se de alguna de las siguientes contingencias:

    - Jubilación
    - Incapacidad permanente total para la profesión habitual, absoluta para todo trabajo y gran invalidez
    - Fallecimiento del partícipe o beneficiario

En ocasiones, y con carácter excepcional, también se puede solicitar el rescate en algunas de las siguientes circunstancias:

    - Desempleo de larga duración
    - Enfermedad grave
    - Aportaciones a planes con antigüedad superior a 10 años.

Novedades

Con el fin de facilitar la liquidez de los planes de pensiones en el supuesto de desempleo de larga duración, el Real Decreto 1299/2009, de 31 de julio, suprime la exigencia de hallarse durante 12 meses continuados en situación legal de desempleo. En la nueva legislación se incorpora como contingencia la “Dependencia severa o gran dependencia del partícipe”, conforme a la Ley 39/2006 de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia.

A partir del 1 de enero de 2025 será posible disponer anticipadamente de los derechos consolidados correspondientes a aportaciones realizadas con al menos 10 años de antigüedad. En los planes de pensiones del sistema empleo, esta posibilidad de disposición anticipada está condicionada a que lo permita el compromiso y lo prevean las especificaciones del Plan, con las condiciones o limitaciones que éstas establezcan.

Existen diferentes formas de cobro de las prestaciones:

    - capital: pago único
    - renta: pago periódico, temporal o vitalicio
    - mixto: combinación de las anteriores.

La consideración fiscal de las prestaciones recibidas de un Plan de pensiones es la de rendimiento del trabajo, independientemente de la contingencia cubierta. Por ello, se imputan en la base imponible general del IRPF, tributando al tipo marginal del contribuyente. La reducción del 40% aplicable a las prestaciones de planes de pensiones recibidas en forma de capital se aplicará con las siguientes condiciones:

- Contingencias nuevas acaecidas a partir de 1 de enero de 2015, se podrá aplicar la reducción del 40% cuando se solicite el cobro de la prestación en el mismo ejercicio que se produzca la contingencia o en los dos siguientes.

- Contingencias antiguas producidas antes del 1 de enero de 2015:

    • Contingencias acaecidas en los ejercicios 2011 a 2014, el régimen transitorio sólo podrá ser de aplicación, en su caso, a las prestaciones percibidas hasta la finalización del octavo ejercicio siguiente a aquel en el que acaeció la contingencia correspondiente.
    • Contingencias acaecidas en los ejercicios 2010 o anteriores, el régimen transitorio sólo podrá ser de aplicación, en su caso, a las prestaciones percibidas hasta el 31 de diciembre de 2018.

Novo Banco Pensiones, E.G.F.P., S.A. C/ Príncipe de Vergara, 112 - 6ª planta - 28002 Madrid - España.
© 2013 Novo Banco Pensiones, S.A. Reservados todos los derechos.